Seis sencillos pasos para configurar tu test A/B con Google Optimize

Google Optimize como herramienta de cambio. Hoy en día, el objetivo de todos los negocios digitales es aumentar la tasa de conversión del usuario. Independientemente de cuál sea su naturaleza. Subscribirse a una newsletter, descargar un PDF, ver un vídeo, realizar una compra, o completar la lectura de un post. Sin embargo, esta tasa de conversión depende de muchos factores de negocio, pero también de cómo es la experiencia de navegación del usuario antes de completar o no, el objetivo que se haya marcado cada site. Por esta razón, si la prioridad es mejorar las conversiones, ¿qué puedo cambiar en mi web para que esta convierta más?

La respuesta es: todo. Pero esto nos lleva a otra pregunta, ¿esto funcionaría? Un medio para priorizar e ir haciendo mejoras, son los datos que generan diversos experimentos. Para esos experimentos tenemos herramientas de la suite de Google como Google Optimize.

¿Qué es Google Optimize?

Es una herramienta de personalización y testing que nos permite probar cambios en los contenidos de nuestra web, para identificar cuáles son los que mejor funcionan a nuestros usuarios y a nuestros objetivos de conversión. Su ventaja principal es que se puede integrar con Google Analytics, obteniendo así toda la segmentación y objetivos que tengamos configurados allí, así como realizar análisis más profundos desde esta interfaz.

¿Qué debemos hacer para empezar a utilizar Google Optimize?

  • Tener una cuenta de Google Analytics con su respectivo código de seguimiento implementando en el site.
  • Para la configuración de experimentos es necesario tener instalado Google Chrome y su extensión de Google Optimize para este navegador.
  • Y por último, tener el propio código de seguimiento de Google Optimize, el cual podremos obtener directamente desde la herramienta, una vez que hayamos creado nuestra cuenta.

Una vez conocidas las posibilidades, ¿qué pasos debemos seguir para llevar a cabo un experimento en Google Optimize?

Paso 1: Creamos el experimento y le asignamos un nombre 

Para crear el experimento una vez nos encontremos en el espacio de trabajo de Google Optimize, después de crear el contenedor con nuestro código de Google Tag Manager, hacemos click en “Crear experimento”.

 

Asignamos un nombre para el experimento, luego colocamos la URL de nuestra web donde se realizarán todas las pruebas y, por último, seleccionamos la opción “Prueba A/B”.

Paso 2: Creamos la variante del experimento

Una vez ubicados en la ficha del experimento, lo siguiente que debemos hacer es crear el cambio que queremos probar en la web, para esto accionamos el botón de “Crear variante”  y le colocamos el nombre.

 

 

Automáticamente, Google Optimize asignará a 50% del tráfico la versión de la variante, por lo que la versión original también será del 50%, sin embargo esto lo podemos variar, según hayamos planteado el experimento.

Paso 3: Realizamos el cambio de la variante 

Si hacemos click en nuestra variante, Google Optimize nos llevará a una visualización de nuestro site, donde manualmente podremos realizar cambios estéticos y de copy al mismo. En este caso, quisimos cambiar el copy de uno de los botones del menú principal, y sin necesidad de código lo podemos ejecutar al instante.

 

Paso 4: Establecemos los objetivos del experimento

Después de guardar los cambios realizados en la variante, volvemos a la ficha del experimento donde debemos definir nuestros objetivos. Estos serán la base para juzgar si el experimento resulta beneficioso, por lo que hay que definir muy bien el tipo de objetivo que perseguimos.

Si tenemos la versión gratuita de Google, solo podremos utilizar los objetivos predeterminados en la herramienta, así como los que hayamos creado en Google Analytics. Estos pueden ser:

  • Duración de la sesión
  • Número de páginas vistas
  • Rebotes
  • Transacciones
  • Ingresos

Si no es nuestro caso, tendremos la libertad de crear objetivos ad hoc a nuestras necesidades y elegir entre objetivos de realización de un evento, o de número de páginas vistas.

 

 

Además podremos describir la hipótesis acerca del experimento para tenerla presente a la hora de ver el reporte de resultados.

 

Paso 5: Establecemos a quién se le mostrará el experimento y cuándo 

¿A quién lo mostramos?

Para eso debemos configurar la pestaña de “Segmentación”. En dónde podemos controlar qué porcentaje de usuarios de nuestro tráfico se incluyen en el experimento. El resto de usuarios verán la página original.

Si queremos obtener resultados más rápido, es recomendable incluir a más visitantes en el experimento. No obstante, si el experimento es radical y arriesgado, no recomendamos esta opción.

¿Cuándo lo mostramos?

Esta opción nos ayuda a definir cuándo se enseñará el experimento. Esto se puede dar con la carga de página (de alguna URL específica) o cuando salte algún evento. Incluso, podemos agregar condiciones a través de nuestras variables de Google Analytics.

Paso 6: Guardamos y ejecutamos el  experimento

Después de completar los pasos anteriores no nos queda más que “Guardar” los cambios realizados y ejecutar nuestro experimento.

Es importante comentar, que si ya hemos ejecutado un experimento y lo detenemos, no es posible retomarlo. Para continuar con él debemos crear una copia del mismo para ponerlo en marcha nuevamente.

También podremos configurar la duración del mismo de forma automática. Así si ya los tenemos planificados y se nos olvida ejecutarlo o detenerlo de forma manual.

 

¡Listo! Nuestro experimento ya está en marcha. Tras recibir visitas suficientes que hagan una muestra representativa, podremos saber si el test es concluyente y mejora las conversiones.

 

Digital Analytics Consultant en The Cocktail

Me muevo en mi día a día entre la explotación de los datos de analítica digital y el mundo del CRO.