La importancia de que tu analista sea el detective a cargo de tu negocio

 

Soy un fan acérrimo de Sherlock Holmes, en especial de la serie Sherlock protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman. En ella, un moderno Sherlock Holmes resuelve casos para la policía londinense junto con su fiel ayudante, el Dr. Watson. En el transcurso de la trama, ambos personajes, con la ayuda de sus capacidades intelectuales resuelven o evitan crímenes a partir de complicadas pruebas e indicios. Todo gracias a un arma infalible con la que cuentan, el poder de deducción.

Bien, pero ¿Qué tiene que ver esto con la Analítica Digital?

La deducción aplicada al mundo moderno

Volvamos al mundo real. En el mundo de la analítica digital. En él se trabaja con un modelo de colaboración muy específico entre equipos. Ese tándem indivisible en el que ambas partes se necesitan mutuamente. El equipo de implementación técnica y el equipo de análisis.

El equipo de implementación técnica, también es conocido como ingeniería analítica u otros nombres parecidos o derivados. Este equipo se encarga de llevar a cabo la integración de herramientas de analítica. Estas herramientas se despliegan en los activos necesarios de los clientes (webs, apps, social media…). El objetivo es que las herramientas funcionen correctamente y se alimenten con la información que se necesita recolectar. Tras la colecta los datos se tratan y se envían a las herramientas donde luego se explotarán.

El equipo de análisis, también es conocido como digital analysis, digital analytics u otros nombres similares. Este equipo se encarga de la explotación de estos datos. Esto incluye interpretación de los mismos, generación de reportes y análisis según la información recolectada del nivel de satisfacción. Este nivel de satisfacción de determina con los KPIs (indicadores) de negocio definidos para un nivel de negocio óptimo.

De esta sinergia entre equipos, nacen todos los productos de analítica digital. El equipo técnico no tendría utilidad implementando herramientas si no hay nadie que explote esos datos. El equipo de análisis no tendría sentido sin un equipo técnico que le proporcione de datos. Es fundamental la comunicación y las relaciones de calidad entre ambos equipos. De esta relación dependerá que la calidad del servicio entregado sea óptima.

Sigo sin entender qué tiene que ver esto con Sherlock Holmes

El artículo de hoy trata de romper una lanza a favor de los analistas digitales. Su trabajo a menudo se encuentra infravalorado o menospreciado en el mercado. Los analistas cumplen una función vital como encargados de poner el arte a la analítica digital. Deben tener una cualidad innata que no se puede obtener estudiando en ningún lado, la capacidad de deducción.

Tienes que confiar en mi, encontraré la solución, pero será en una frase rara, en un blog, en una excursión al campo inesperada o en un anuncio para buscar pareja traspapelado.

Sherlock Holmes

Los analistas digitales son los Sherlock Holmes del marketing digital. Trabajan en un mundo de negocios 100% digitales o con una dependencia crucial del canal digital. En negocios que necesitan reinventarse continuamente para no fracasar. Negocios con una competencia atroz. En ámbitos en los que un detalle a priori insignificante puede provocar ganancias o pérdidas millonarias. De su capacidad de análisis y deducción depende directamente el desarrollo de los negocios que se encargan de cuidar. Son una especie difícil de lograr, pero que tienen mas importancia habitualmente que el propio modelo de negocio. Es mas importante casi saber como vender, que lo que vendes.

Los analistas como responsables y cuidadores del canal digital

Con frecuencia se considera que un analista se ocupa solamente de la configuración de herramientas, validación de la integridad de los datos y generación de reportes, pero su labor va mucho más allá.

El objetivo principal de todo servicio de analítica es el de dar soporte al decision-making de la compañía para la que se trabaja, y para ello no basta con ser un mero canalizador de información entre las herramientas y los órganos de gobierno de la empresa. Proveer de datos de valor para la toma de decisiones a las empresas que nos contratan es el objetivo principal de nuestro negocio, y para ello es necesario tanto que la integridad de la información sea correcta, como que se cuente con un analista que sepa poner en valor los datos con los que cuenta.

El analista, como detective a cargo de un negocio, tiene que por un lado, ser capaz de comprender en su totalidad el negocio para el que trabaja, con todas sus complejidades y ramificaciones. Cuando hablamos del mundo de la consultoría, como The Cocktail, nuestros analistas que trabajan para varios clientes son capaces de asimilar simultáneamente negocios de muy diferente índole y de lo más variopintos, con lo que su visión de negocio y capacidad lógica tiene que ser muy elevada para poder llevar a cabo su labor.

A menudo, su labor consiste en decirle al cliente cómo va su negocio y levantarle necesidades o problemas que se detecten según los datos y a impresiones que obtenga del análisis pormenorizado de la situación. Muchas veces, pequeños detalles imperceptibles pueden delatar problemas de negocio, de usabilidad del activo o de funcionalidad que estén penalizando el éxito de un negocio y aunque no entren dentro de los KPIs de negocio definidos es imprescindible que sean detectados y reportados en tiempo y forma.

Es un error capital el teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente, uno comienza a deformar los hechos para hacerlos encajar en las teorías en lugar de encajar las teorías en los hechos.

Sherlock Holmes

 

Las conjeturas. Un error habitual es el tomar decisiones incorrectas o precipitadas según datos erróneos o situaciones incompletas.

Varios ejemplos de esto en el mundo digital son los siguientes:

  • Pensar que el poco tráfico de un site es culpa de su promoción -> Un analista determinará si es necesaria más promoción o si, por el contrario, el poco tráfico depende por ejemplo de que el usuario no encuentre contenidos interesantes.
  • Creer que el número de conversiones insuficientes es culpa del precio del producto. -> Un analista analizará el comportamiento del usuario y podrá determinar si depende del precio del producto o de un problema de usabilidad del site que provoque que el usuario se caiga.
  • Deducir que un alto volumen de visitas es sinónimo de éxito de un negocio -> Un analista determinará si el negocio va bien, teniendo en cuenta las visitas, la recurrencia de usuarios, el volumen y las rutas de conversión y la interacción del usuario con el site.
  • Utilizar el porcentaje de rebote como un dato infalible para saber si el site funciona bien o mal. -> Un analista analizará el porcentaje de rebote en cada parte de la web y decidirá si es un dato significativo o no.
  • Asumir que mientras los objetivos de negocio se cumplan, el negocio va bien. -> Un analista de calidad evaluará la tendencia del negocio para detectar fases crecientes o decrecientes y poder anticiparse a cambios de tendencia o crisis de negocio para poder afrontarlas con éxito y suficiente planificación.
  • Resignarse con lo que se tiene -> Aunque el negocio vaya bien, un analista siempre analizará en detalle todas las situaciones que perciba para proponer mejoras y reportes que indiquen a la empresa las líneas de crecimiento que debe tomar. Todas las decisiones se toman siempre según los datos. El analista es quién debe saber discriminar qué datos aportan valor y cuáles no en cada momento.

La verdad raramente es pura y nunca es simple.

Óscar Wilde

En resumen, un analista digital, como sabueso digital, es quien aporta a la compañía toda la información que necesita. Esta información es la que se utiliza para tomar decisiones basadas en su canal digital. Levantan necesidades y problemas a tiempo y son una parte fundamental de las decisiones de negocio tomadas, y en definitiva, de su éxito.

En The Cocktail tenemos la gran suerte de tener un equipo de analistas excepcional. Este equipo no solo aporta el valor necesario a los clientes, si no que facilitan y ponen en valor también el equipo de ingeniería analítica. Gente que marca la diferencia.

Y tú, ¿eres analista digital?, ¿estás de acuerdo con este artículo?, ¿se te ocurren más detalles o casuísticas en las que un analista aporta un valor diferencial?

Esperamos tu opinión en los comentarios 🙂